19 octubre 2009

Mi película en Polonia

Lo que me preocupa sobre todo es el aterrizaje. Normalmente imagino que hay un fallo eléctrico o que una pieza de la turbina explota.

DSC09664.423o8XmnmVWp.jpg

Las jaula de fumadores son escondrijos interesantes. Me fumo un Churchill a la salud de Mr. Idem.

DSC08784.IlvjcR3QFj2c.jpg

Menos dos grados centígrados y es octubre.

DSC08838.3qFOfQUt4WVv.jpg

Cacahuetes dulces, salados, máquina de te, albornoz y zapatillas.

DSC08824.h8890ZGpjOQY.jpg

Me pierdo la presentación para caminar un rato por la ciudad. Llevo días de encierro en España a causa del trabajo y estoy ansioso por caminar sin rumbo fijo.


DSC09192.aYVoapvAc2Ai.jpg

Varsovia está llena de cafeterías. Aprovecho el tiempo muerto en el hotel para fumarme el otro Churchill, repasar un guión y dibujar narices.

DSC08854.5srifh1uXYE8.jpg

Las narices, en Polonia, suelen tener una inclinación ascendente de 30º.

DSC09684.RbOEgmm2nf7Z.jpg

Me viene a buscar un intérprete y oculto el cuaderno con el guión y las narices. Me llevan a un edificio enorme, que es donde se presenta Fiesta.

DSC09206.BxSbuljxTt1W.jpg

Allí están las otras películas a competición. Tendré al día siguiente algunas horas para ver películas.

DSC09627.rSsukD0lhF7M.jpg

Me voy a la cafetería mientras proyectan Fiesta por que me la sé de memoria y estoy hasta las narices de ella. Luego se hace una charla donde el intérprete procura traducir mis respuestas a lo que se comenta. Los polacos aman las palabras sin vocales como qwrtysfzg o kjdswzy.

DSC08911.v4hlZuHLtqMg.jpg

Me marcho en cuanto puedo y me pierdo por las calles de Varsovia. En un chiringuito descubro de nuevo ¡La Mirinda!

DSC09488.lBmF0NtqAJtc.jpg

Me vienen a buscar y me llevan a una fiesta donde se reúne todo el mundo. El cámara loco Piotr me descubre los secretos del vodka polaco Wyborowa. El mejor del mundo.

DSC09235.3uPjE0yzFUIE.jpg

El vodka polaco es el mejor del mundo.

DSC09421.ouNtJJ31l6LL.jpg

Es el mejor. El vodka Polackya.

DSC09457.sLDjh9QIMQUb.jpg

DSC09473.PMQzzX2CaGwX.jpg

A la mañana siguiente me levanto con un RESACÓN tremendo. Es el vodka, que causa efectos hasta dos días después. Realizo una entrevista en directo con la radio nacional polaca en estado de parálisis mental.

DSC09221.lpcgvZt8f5nY.jpg

Regreso al hotel. El vodka polaco es el mejor del mundo.

DSC09274.xjvwBb1BXf91.jpg


Regreso al avión. Me pregunto por qué en un viaje de Varsovia a Madrid nos indican como ponernos los chalecos salvavidas. Entre Madrid y Varsovia NO HAY AGUA. El vodka polaco es el mejor del mundo.

DSC09665.BZPbRbMSaupd.jpg


Aprovecho las horas de avión para revisar un rato ese tratamiento que nunca se acaba pero que tengo que filmar la próxima primavera.

DSC09681.0C4GwJm4Vofy.jpg

13 octubre 2009

Rumbo a Varsovia

invasionPolonia.78cqMSQiENLv.jpg
Busco en el oráculo de Google la temperatura que hay allí. Creo que llevaré mi anorak-iglú por que mañana calculan nieve y 2º.

De Polonia se muy pocas cosas. Me suenan los lanceros polacos por mi afición pretérita a jugar con botones y el guetto judío de Varsovia por las memorias de Roman Polanski.

¿Donde puse mi anorak? Aún no he preparado la maleta. Mis botas están llenas de polvo por que me fuí con ellas a caminar y mañana. Tengo que imprimir los billetes y el nombre de Lwowska ¿Lwhowzska??

Como me prometí, salgo para el festival de cine de Varsovia para presentar Fiesta. Llevaré mi cuaderno para escribir y aprovecharé el viaje para pensar - cosa que no puedo hacer últimamente.

Se también que aquí la gente tiene apellidos con muchas consonantes, como la del alcalde Varsoviano: Gronkiewicz. Grozhkiwezwichzt. ¿Gronzhsioawevtz???

10 octubre 2009

Publicidad y perfume

la-campana.kECirnYe35yg.jpg
Esta semana se presentó por fin la campaña. Es tremenda las horas y esfuerzo que se dedican a solo unos pocos segundos.

La creatividad publicitaria me recuerda al la realización de perfume en la que uno tiene que condensar en unas pocas gotas la esencia de miles de flores. Semanas y meses de trabajo reducidas a su mínima expresión como si estuviésemos en un gigantesco alambique.

En el caso de esta campaña era estimular a los chicos a seguir adelante. A esforzarse para ser mejores. Y en una sociedad en la que los mensajes de los medios suelen animar a buscar el camino fácil es una acción necesaria . Ese tipo de publicidad no la considero un trabajo en sí. Es también una misión. Un reto que exige implicación personal. A mi, si el mensaje no me convence, me cuesta mucho hacer algo que merezca la pena.