14 marzo 2011

Japón. Vida y no vida en un antiguo corto documental


Siguen las noticias del desastre en japón. Recuerdo el que creo era mi primer documental, que rodé hace ya casi diez años un tranquilo verano lleno de calor y cigarras; y cuyo tema principal gira alrededor del Obon. El día en que regresan los espíritus de sus muertos para regresar luego al mar.

11 marzo 2011

Plano cenital



La ola bestial arrasa con todo a su paso en Sendai. El operador de cámara graba la situación, al igual que otros cientos subidos a sus helicópteros al servicio de TVs y agencias de noticias.

La imagen subyuga por su estricta brutalidad. Enseres, coches, casas, barcos, tierra, árboles, neveras, puertas,motos,camiones, postes, todo flotando junto, engullido y arrastrado por una fuerza imparable. Al fondo, una carretera y un vehículo blanco. Familiar. La ola se acerca al vehículo, que como una hormiguita, avanza aparentemente ajeno a lo que se avecina. ¿Estará acelerando su conductor? ¿Será consciente de lo que ocurre?

El cámara hace una panorámica hacia arriba a la derecha y enfoca un edificio colapsado por el tsunami. ¿Que pasa con el cochecito? ¿Por que enfoca un edificio colapsado?? ¡ Por el amor de Dios!!

Entonces comprendo el mecanismo que ocurre en el operador de cámara y el piloto del helicóptero. ¿Y un realizador? Suele ir un realizador. Arriba el helicóptero, y abajo el cochecito blanco, el caos y la muerte.

Sencillamente la tripulación de los que están arriba, piloto, operador y realizador; a pesar de tener quizá los cuatro o cinco minutos necesarios para rescatar y/o avisar al del coche, siguen trabajando sin detenerse. Su trabajo es más importante para ellos, y de ahí que ignoren la situación del cochecito blanco.

Y ahí es cuando me pregunto si Dios existe, y que si existe, tendrá la misma actitud que el operador de cámara del helicóptero.

05 marzo 2011

Ondas sonoras

editando-2011-03-5-10-21.jpg

Gritos, pasos, susurros, lamentos, golpes, roces, puertas, besos, camiones, suspiros.

El 50% de una película es el sonido, y de hecho, lo que distingue la calidad de una película es ese factor que suele dejarse apartado a la hora de plantear las prioridades en un proyecto de guerrilla. En este momento se desarrolla la postproducción de sonido, que se hace utilizando un programa en el que se puede ver las formas de onda que se ven en la imagen. Es un paso previo al retoque de color y aplicación de los efectos especiales que formarán el aspecto final de la película.